Ecografías 2D, 3D y 4D
Ecografía Embarazo

Ecografía Embarazo

Información detallada sobre todas las ecografías del embarazo
 
⇒   ¿Por qué es útil la ecografía?
⇒   Primera ecografía
⇒   Ecografía de la semana 12
  ⇒  Anomalía cromosómica
  ⇒  Pliegue nucal
  ⇒  Cribado primer trimestre
  ⇒  Pruebas diagnósticas
  ⇒  Malformaciones fetales
⇒   Ecografía de la semana 20
  ⇒  Malformaciones fetales
⇒   Ecografía tercer trimestre
   ⇒  Feto: tamaño y peso
   ⇒  Malformaciones fetales
   

Pruebas Diagnósticas

⇒   ADN fetal
⇒   Amniocentesis
⇒   Biopsia corial
⇒   Control fetal
⇒   Cordocentesis
⇒   Cribado combinado
⇒   Resonancia fetal



 

Embarazo Semana 12

Durante el embarazo

CAMBIOS EN TU HIJO:

A partir de esta semana ya empieza el periodo fetal que se caracteriza por un rápido crecimiento. La gran mayoría de las estructuras fetales ya están formadas en esta semana. A partir de ahora van a crecer y madurar. Hasta ahora, en el periodo embrionario, se han formado la mayor parte de los órganos. En el periodo embrionario, por tanto, es cuando tu hijo es más susceptible a posibles agentes externos (fármacos, rayos X o inhalaciones tóxicas) que puedan interferir en su desarrollo y causar malformaciones. La gran mayoría de malformaciones ocurren en el periodo embrionario y unas pocas en el fetal.

A partir de la semana 12, ya no hablamos de la longitud total del feto, sino que se miden independientemente cabeza, abdomen y fémur. El peso oscila entre 8 y 14 gramos. Los huesos tienen unos centros de osificación que les permiten ir creciendo. Los dedos de la manos y los pies están separados unos de otros y tienen movimiento. Las uñas están creciendo y aparece el primer vestigio de pelo en todo su cuerpo. Los genitales están prácticamente diferenciados (pero eso no indica que se puedan distinguir por ecografía). El sistema nervioso del feto está desarrollándose y la hipófisis está segregando muchas hormonas. El intestino delgado es capaz de contraerse para transportar la comida.

El feto se mueve estirando y encogiendo los brazos y las piernas, abriendo la boca y estirando el cuello.

CAMBIOS EN LA MADRE:

Todavía es muy pronto para notar a tu hijo moverse dentro de ti, aunque algunas gestantes que ya han estado embarazadas previamente, son capaces de distinguir movimientos fetales desde el comienzo del segundo trimestre.

A estas alturas es raro que persistan las nauseas. En el 60% de las gestantes desaparecen en la semana 12 de embarazo, en otro 30% en la semana 16 y sólo en un 10% persiste hasta el final del embarazo, aunque de forma esporádica. Este comportamiento de la aparición de las nauseas parece estar relacionado con factores hormonales, siendo la hormona b-hCG una de las responsables, ya que cuando sus niveles están más aumentados es entre la 6 y la 12 semanas, coincidiendo con el apogeo del cuadro nauseoso. Por eso, en las gestaciones múltiples, donde los niveles de b-hCG son mayores, también existen más nauseas. Aunque en algunas gestantes permanecen las nauseas (generalmente matutinas) hasta el final del embarazo, esto no se considera algo preocupante ni perjudicial para tu hijo.

Si además de náuseas, lo que persisten son los vómitos varias veces al día, deberías consultarlo con tu médico para que te recete algún fármaco antiemético (para evitar vómitos). Si estos vómitos son muy continuos, puede aparecer deshidratación, mal aliento, pérdida gradual de peso y alteración en el sentido del gusto, llamándose entonces hiperémesis gravídica. En estos casos, ya se considera una situación grave, tanto para la madre (pudiendo originar daño renal o hepático) como para el hijo (afectando en su desarrollo y crecimiento), por lo que en muchos casos requiere de ingreso hospitalario donde se realizará hidratación y tratamiento intravenoso, así como apoyo psicológico.

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS EN LA SEMANA 12 DE EMBARAZO:

Para muchas gestantes esta es la primera visita al ginecólogo. En la sanidad pública, se establece la semana 12 de embarazocomo el inicio del control del embarazo. Es en esta semana es donde se abre la historia clínica, se pesa, se toma la tensión y se realiza un exploración ginecológica con citología, como ya se explicó previamente. Se solicitan también los primeros análisis de sangre y orina.

La ecografía en la semana 12 de embarazo tiene especial interés y es la primera que se realiza en los centros públicos. Además de ver la viabilidad fetal ( el latido de su corazón) y hacer las medidas regladas (cabeza, abdomen y fémur) para establecer la edad gestacional, está ecografía nos permite diagnosticar grandes malformaciones y determinar el grosor del pliegue nucal. La medida del pliegue nucal (técnicamente llamado traslucencia nucal) se considera un marcador de alteraciones genéticas como el síndrome de Down o el de Turner, y es la zona que queda por detrás del cuello del feto. Cuando el grosor es mayor de la media normal (generalmente en torno a los 3 mm en la semana 12) puede existir mayor riesgo de que se asocie a un feto con síndrome de Down y por tanto, recomendarse la realización de una amniocentesis o biopsia corial para confirmar el diagnóstico. La medida de la traslucencia nucal por si sola no confirma ningún diagnóstico. La ecografía debe acompañarse de un análisis de sangre. Esta prueba conjunta es la llamada "Screening bioquímico".

Entre la semana 9 y la 11 se realiza un análisis de sangre donde se determinan dos sustancias : la PAPP-A (una hormona asociada al embarazo) y la bhCG (porción libre de la proteína HCG). Estos análisis se acompañan de la ecografía en la que se mide la traslucencia nucal del feto. El valor de estos marcadores bioquímicos, junto con los datos de la edad materna, la edad gestacional y la traslucencia nucal medida por ecografía, nos darán el riesgo de tener alteraciones en los cromosomas, pero no nos da un diagnóstico de enfermedad. Las alteraciones genéticas de las que se nos informan con esta prueba son algunas cromosompatías como el Síndrome de Down (trisomía 21), el síndrome de Turner (monosomía X)y el Síndrome de Edwards (trisomía 18). La combinación de estas pruebas realizadas antes de la semana 12 puede detectar hasta el 85% de las alteraciones de los cromosomas en el feto.

La realización de estas pruebas no supone ningún riesgo físico ni para ti ni para tu hijo. Es importante recordar que los resultados obtenidos no garantizan el nacimiento de un niño normal puesto que no eliminan la posibilidad de que tu bebé pueda tener una malformación congénita o un retraso mental por otras causas. Puede haber resultados dudosos por dificultad en la interpretación de las imágenes ecográficas. Esta prueba tiene entre un 0,5-9% de falsos negativos, en los que hay alteración cromosómica al nacimiento habiendo dado el test un riesgo muy bajo. Y en el 5-10% de los test con resultado positivo (riesgo alto de cromosomopatía), no hay alteraciones en el feto. También es importante que sepas que para la realización del cribado bioquímico es necesario firmar un consentimiento informado.

Si el riesgo es alto (valores menores de 1/270) se aconseja la realización de pruebas invasivas como la amniocentesis o la biopsia corial para confirmar el diagnóstico. En el primer trimestre se aconseja realizar la biopsia corial en lugar de la amniocentesis.

Es importante que sepas, que el screening bioquímico es una prueba con una sensibilidad muy alta para gestaciones únicas. Por tanto, en las gestaciones gemelares hay muchos tocólogos que no la recomiendan por el alto porcentaje de falsos positivos. En dichos casos, sólo se realiza la ecografía para medir la traslucencia nucal.