Embarazo semana 12

La ecografía revela las grandes malformaciones y el pliegue nucal


A partir de la semana 12 de embarazo comienza el periodo fetal que se caracteriza por un rápido crecimiento y finaliza la organogénesis o periodo de formación de órganos. La gran mayoría de las estructuras fetales ya están formadas en esta semana. A partir de ahora, los fetos van a crecer y madurar.

Semana 12 de embarazo: cambios en el bebé


Ha pasado el periodo embrionario, cuando tu hijo es más susceptible a posibles agentes externos (fármacos, exposición a rayos X o inhalaciones tóxicas) que puedan interferir en su desarrollo y causar malformaciones. En el periodo fetal que comienza en esta semana 12 de embarazo el crecimiento del bebé se acelera, como podemos comprobar:

  • El peso del feto oscila entre 8 y 14 gramos y mide entre 5 y 6 centímetros desde la cabeza al coxis.
  • Los huesos tienen unos centros de osificación que les permiten ir creciendo. Los dedos de manos y pies están separados unos de otros y tienen movimiento.
  • Las uñas están creciendo y aparece el primer vestigio de pelo en todo su cuerpo.
  • Los genitales están prácticamente diferenciados.
  • El sistema nervioso fetal está desarrollándose y la hipófisis está segregando muchas hormonas.
  • El intestino delgado es capaz de contraerse para transportar la comida.
  • El feto se mueve estirando y encogiendo los brazos y las piernas, abriendo la boca y estirando el cuello.
Semana 12 de embarazo: cambios en el bebé

Semana 12 de embarazo: cambios en la madre


 
Semana 12 de embarazo: cambios en la madre
Todavía es muy pronto para notar a tu hijo moverse dentro de ti, aunque algunas gestantes que ya han estado embarazadas previamente, son capaces de sentir movimientos fetales desde el comienzo del segundo trimestre de gestación.

A estas alturas es raro que persistan las náuseas. En el 60% de las gestantes, desaparecen en la semana 12; en otro 30%, en la semana 16 de embarazo; y sólo en un 10% de los casos persiste hasta el final de la gestación, aunque de forma esporádica. La aparición de las náuseas parece estar relacionada con factores hormonales: la hormona -hCG es una de las responsables, ya que cuando sus niveles están más aumentados es entre la semana 6 de embarazo y la 12, coincidiendo con el apogeo de las náuseas.

Por eso, en las gestaciones múltiples, donde los niveles de -hCG son mayores, también existen más nauseas. Aunque algunas gestantes permanecen con náuseas, generalmente matutinas, hasta el final del embarazo, esto no se considera algo preocupante ni perjudicial para tu hijo.

 

Tratamiento contra las náuseas


Si además de náuseas, lo que persisten son los vómitos  varias veces al día, deberías consultarlo con tu médico para que te recete algún fármaco antiemético (para evitar vómitos). Si estos vómitos son persistentes, puede aparecer deshidratación, mal aliento, pérdida gradual de peso y alteración en el sentido del gusto, llamándose entonces hiperémesis gravídica. En estos casos, ya se considera una situación grave, tanto para la madre (pudiendo originar daño renal o hepático) como para el hijo (afectando en su desarrollo y crecimiento), por lo que en muchos casos requiere de ingreso e hidratación intravenosa, así como de apoyo psicológico.
 

 

Semana 12 de embarazo: pruebas diagnósticas


Ecografía de la semana 12


Tiene especial interés la ecografía en la semana 12 y es la primera que se realiza en la mayoría de los centros públicos. Además de ver la viabilidad fetal (el latido de su corazón) y hacer las medidas regladas (cabeza, abdomen y fémur) para establecer la edad gestacional, está ecografía nos permite diagnosticar grandes malformaciones y determinar el grosor del pliegue nucal.

La medida del pliegue nucal (técnicamente llamado traslucencia nucal) se considera un marcador de alteraciones genéticas como el síndrome de Down o el Turner, y es la zona que queda por detrás del cuello del feto. Cuando el grosor es mayor de la media normal (generalmente en torno a los 3 milímetros en la semana 12) puede existir mayor riesgo de que se asocie a un feto con síndrome de Down y por tanto, recomendarse la realización de una amniocentesis a partir de la semana 15 de embarazo o una biopsia corial en ese momento para confirmar el diagnóstico.
Semana 12 de embarazo: pruebas diagnósticas Feto de 12 semanas: medida de la translucencia nucal. Es un acúmulo transitorio y fisiológico de líquido en la región nucal del feto, que podemos ver marcado en la imagen con las iniciales TN (translucencia o pliegue nucal). Esta medición se realiza entre la semana 12 y 14 de embarazo. A la derecha de la imagen está situada la cabeza.

Screening o cribado combinado


Las embarazadas que tengan una translucencia nucal aumentada en la ecografía y no quieran someterse a una prueba diagnóstica invasiva como la biopsia corial o la amniocentesis, pueden optar por la realización en un centro privado del test de ADN fetal en sangre maternal. La medida de la translucencia nucal por si sola no confirma ningún diagnóstico. La ecografía debe acompañarse de una prueba llamada screening bioquímico y junto a ella forma el llamado screening o cribado combinado.

Las alteraciones genéticas de las que se nos informan con esta prueba son algunas cromosompatías como el síndrome de Down (trisomía 21), el síndrome de Patau (trisomía 13) y el Síndrome de Edwards (trisomía 18). La combinación de estas pruebas realizadas antes de la semana 12 puede detectar hasta el 85% de las alteraciones de los cromosomas en el feto.

La realización de estas pruebas no supone ningún riesgo físico ni para ti ni para tu hijo. Es importante recordar que los resultados obtenidos no garantizan el nacimiento de un niño normal, puesto que no eliminan la posibilidad de que tu bebé pueda tener una malformación congénita o un retraso mental por otras causas.

Puede haber resultados dudosos por dificultad en la interpretación de las imágenes ecográficas. Esta prueba tiene entre un 0,5-9% de falsos negativos, en los que hay alteración cromosómica al nacimiento habiendo dado el test un riesgo muy bajo. Y en el 5-10% de los test con resultado positivo (riesgo alto de cromosomopatía), no hay alteraciones en el feto. También es importante que sepas que para la realización del cribado bioquímico es necesario firmar un consentimiento informado.

Si el riesgo del cribado combinado es alto (valores menores de 1/270) se aconseja la realización de pruebas invasivas como la amniocentesis o la biopsia corial para confirmar el diagnóstico; o actualmente la realización en un centro privado del test de AND fetal en sangre materna.

Feto de 12 semanas con medición del ductos venoso

El ductos venoso es la comunicación entre la vena umbilical y el corazón y en esta imagen vemos el corte longitudinal en un feto de 12 semanas. Se trata de un marcador  ecográfico de aneuplodía (anomalía cromosómica) en la semana 12  de embarazo, ya que un 80% de los fetos con trisomía 21 (síndrome de Down) tienen un flujo anormal en el ductos venoso.

Esta ecografía debe realizarse en un hospital o centro con ecografistas expertos. Si aparece alguno de estos tres marcadores, el riesgo pasa de ser intermedio a alto y se aconsejará una prueba invasiva. Si no hay ninguno de estos tres marcadores, el riesgo pasará a ser bajo y no se aconsejará ninguna otra prueba diagnóstica.


 
Semana 12 de embarazo: Feto de 12 semanas con medición del ductos venoso
Dra. María de la Calle Fernández-MirandaResponsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid)