¿Qué infusiones puedo tomar estando embarazada?

208
Infusiones que puede y no puede tomar la gestante
28 May 2021

Una pregunta frecuente en la consulta de Obstetricia trata sobre la conveniencia o no de tomar infusiones durante el embarazo. La futura mamá nos pregunta especialmente por el tipo de planta con la que realizar la infusión. Por supuesto es importante, pero  lo es aún más la cantidad de infusión que se tome y la concentración del extracto de la planta en la misma.

El consumo moderado de infusiones durante el embarazo y la lactancia puede ser muy recomendable si elegimos las más adecuadas, que nos aporten beneficios saludables. Además nos ayudarnos a incrementar nuestro consumo de agua, así como a sustituir otras bebidas menos aconsejadas, como el café, refrescos con gas y azúcar…

No todas las infusiones son buenas

En primer lugar, debemos tener claro que la creencia extendida de que todas las infusiones son buenas -puesto que están hechas por nosotros mismos con plantas naturales- está lejos de ser cierta. No olvidemos que la mayoría de los medicamentos, sus principios activos, provienen de las plantas, y también multitud de venenos usados desde la antigüedad.  

Es muy difícil evaluar la evidencia científica sobre este tema, ya que no hay estudios clínicos adecuados por la dificultad de homogeneizar criterios de inclusión y resultados (dosis, concentración, efectos en la madre y el feto…). Al no haber datos concluyentes, la tendencia general es a no recomendar su consumo por la falta de evidencia científica de inocuidad.

No consumas o toma con cuidado...

Las recomendaciones que exponemos a continuación se basan tanto en los efectos de las plantas conocidos desde la antigüedad, como en los efectos observados en madres consumidoras de distintos tipos de infusiones. Hay algunas infusiones que no deben tomarse en el embarazo y la lactancia, por presentar ciertas propiedades que pueden resultar perjudiciales para la madre o el feto:

  • No se recomienda consumir infusiones de plantas que puedan provocar contracciones uterinas como la infusión de salvia, poleo, té de boldo, agracejo, ruibarbo o ruda
  • Provocan hipertensión arterial  la salvia y el regaliz 
  • Cuidado con el té de ginko biloba, puede afectar al corazón del feto
  • El eucalipto puede ocasionar sangrados en el embarazo
  • Trastornos gastrointestinales  en el caso de la menta y toxicidad para el feto con las infusiones de menta-poleo y boldo
  • Tampoco están recomendados por no conocerse claramente sus efectos en el embarazo el propóleo y la equinácea

¿Tomar té, manzanilla y valeriana si esperas un bebé?

En cuanto al té, que merece mención aparte por la frecuencia de su consumo, puede ser tan beneficioso como perjudicial, por ello es importante beberlo con moderación. Muchas veces no se recomienda en el embarazo porque contiene teína (sustancia similar a la cafeína), que es excitante y estimulante (puede provocar contracciones), y además reduce la absorción de ácido fólico y hierro, pero si lo tomas ocasionalmente te puede ayudar a regular el azúcar en sangre y evitar el desarrollo de diabetes gestacional.

Si deseas consumirlo, es recomendable que optes por el té verde.

La infusión de manzanilla puede proporcionar beneficios en el embarazo (ayuda a combatir el insomnio, la ansiedad, las náuseas y los problemas digestivos), pero un exceso puede alterar el sistema inmune, y por los posibles problemas circulatorios que se cree puede causar en el bebé, se recomienda un consumo muy ocasional.

La Infusión de valeriana es famosa por ayudar a conciliar el sueño, no obstante, algunos expertos desaconsejan su uso durante el embarazo. En el caso de que desees tomarla, hazlo con moderación.

Otras infusiones que pueden consumirse, aunque siempre con moderación y de manera ocasional son: hinojo y anís verde (para aliviar los gases), tilaflor de azaharmelisapasiflora  (relajantes y para ayudar a conciliar el sueño).

Beneficiosas: rooibos, jengibre, tomillo, tila, hinojo...

Y finalmente os enumero las más indicadas por sus propiedades beneficiosas, para el organismo de la mujer gestante o en periodo de lactancia y la ausencia de efectos perjudiciales que se hayan descrito:

La infusión de rooibos es beneficiosa. Contiene antioxidantes que estimulan las defensas y el sistema inmunológico, además de  favorecer la circulación sanguínea.

La de jengibre ayuda a aliviar las náuseas, tan frecuentes y molestas sobre todo en los primeros meses de gestación.

La infusión de tomillo  es una excelente fuente de antioxidantes y vitaminas como hierro, manganeso, calcio y fibra. Se recomienda para aliviar los dolores que suelen aparecer en la primera mitad del embarazo y está indicada en catarros e infecciones respiratorias.

Cómo tomar las infusiones si estás embarazada

  • Bebe de una a dos tazas de infusiones al día, nunca consumas más.
  • Procura no tomar siempre el mismo tipo de té o infusión y ve variando las diferentes opciones. Así aprovecharás todas las propiedades saludables de las plantas y minimizarás los riesgos de su abuso.
  • Da prioridad a las infusiones de las plantas más recomendadas en el embarazo y de otros alimentos naturales que son seguros durante el embarazo como el limón, miel, naranja o manzana, aprovechando sus diferentes beneficios en función de las necesidades de cada momento.
  • No uses nunca plantas desconocidas para prepararte un té. Utiliza las hierbas conocidas o las bolsitas preparadas comercialmente.
Dra. Elisa García
Ginecóloga y Obstetra del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)