Aparición de estrías
 
  Este cambio, al igual que el aumento de la coloración de piel y mucosas (labios, encías...), se debe a los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer una vez implantado el óvulo. El grado de cada uno de ellos es variable entre mujeres: habrá gestantes que tengan muchas estrías en la piel (sobre todo en la zona de los muslos) y otras para las que lo más significativo será la coloración y crecimiento de las encías.  
     
     

Síntomas probables de embarazo

Signos probables
 
El embarazo es la principal causa de todos estos signos síntomas que aparecen en la mujer, pero tardan más en aparecer.
 
Agrandamiento del abdomen
Puede parecer una obviedad que un agrandamiento del vientre de la mujer indica un embarazo, pero no siempre es así: es posible que se trate de un embarazo ectópico (óvulo implantado fuera del útero) y además, en mujeres de mucho peso, que el abdomen aumente de tamaño puede pasar desapercibido.
 
En el embarazo ectópico el óvulo no se implanta en el útero, sino que normalmente empieza su desarrollo en las trompas de Falopio; este conducto es el paso obligado del embrión para llegar a la matriz. Aunque es menos común, el feto puede comenzar a crecer en otros puntos que harán inviable su nacimiento, como los ovarios, la zona de estómago o el cuello del útero. Sin embargo, hasta que la exploración ecográfica vaginal confirma que el embrión no está bien implantado, los primeros síntomas de un embarazo ectópico pueden ser similares a los de una gestación normal. Sí que puede ser revelador un aumento anormal de la hormona GCH (gonadotropina coriónica humana) en sangre, que puede apreciarse a través de análisis.
 
  embarazo ectópico
Las causas de la mala implantación ovárica son variadas, a veces, desconocidas: un problema físico que impide al óvulo atravesar las trompas de Falopio, infección, cirugía o malformación de las trompas, endometriosis, tener más de 35 años, fecundación "in vitro", haber llevado dispositivo intrauterino (DIU),  tener otros antecedentes de embarazos ectópicos...

Cuando la gestación ectópica avanza, la mitad de las mujeres presenta inflamación de las trompas (salpingitis) o enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Un sangrado vaginal anormal puede dar la voz de alarma al médico. Para evitar que la mujer entre en estado de "shock" al reventar la trompa de Falopio, el ginecólogo deberá extraer el embrión cuanto antes, porque es físicamente imposible que este tipo de embarazo siga su curso. Según sea la gravedad de la situación (si ha habido o no ruptura de la trompa) la operación puede realizarse mediante legrado, laparotomía o laparoscopia.
 
Cambios en la forma, tamaño y consistencia del útero
En una revisión ginecológica se pueden observar directamente algunos cambios en el aparato reproductor de la mujer. El cuello del útero estará reblandecido y se mueve fácilmente, además las paredes de la vagina son más elásticas y tienen una coloración más intensa. La propia mujer podrá observar que la piel de la vulva tiene una coloración más azulada. Las causas se deben a los cambios hormonales del embarazo. Ninguno de estos cambios dificulta las relaciones sexuales.

 

Aumento del tamaño de las mamas
Las mamas están congestionadas y en tensión. Pueden estar hipersensibilizadas, incluso puede doler  al tacto (para algunas mujeres es difícil llevar sujetador). Los cambios en los senos se notan desde los primeros días de embarazo: el organismo se empieza a preparar poco a poco para alimentar al bebé.
 
Hinchazón y aumento de tamaño: puede ser uno de los primeros signos de embarazo en muchas mujeres. Se puede notar gran sensibilidad, cosquilleos e incluso cambios de temperatura en la zona. El aumento de tamaño es debido al aluvión de hormonas femeninas y a la acumulación de grasa que se produce durante las primera semanas de embarazo. En la sexta semana de gestación el pecho puede haber subido una talla completa, incluso más. No obstante, los senos seguirán creciendo hasta el momento del parto y posteriormente, con la subida de la leche.
   
 • Cambio de coloración, picores y estrías: La piel del pezón y de la areola se oscurece y su perfil se hace más sobresaliente. Unas pequeñas glándulas que hay alrededor de las areolas segregan una sustancia grasa para que el pezón no se seque y resquebraje, y pueda desempeñar su función alimenticia. El crecimiento de los senos hace que las estrías y los picores de la piel sean habituales. También se notan más venas azuladas en el pecho, dado que se necesita un mayor aporte de sangre.
   
 • Secreciones: A partir de la semana 12 o 14 de gestación es posible que la mujer experimente secreciones mamarias; este líquido (más espeso y amarillo al principio del embarazo) es el calostro, la sustancia que alimentará al bebé los primeros días después del parto y que precede a la subida de la leche. El calostro se tornará más ligero y casi transparente en el momento del alumbramiento.
 
Cambios de humor
Los cambios de humor severos durante el embarazo, especialmente en el primer y tercer trimestre, son muy similares al síndrome premenstrual. La mujer que los sufre durante la regla es muy posible que los reproduzca en la gestación, debido al aluvión de hormonas que entran en juego durante este periodo. En un sólo día, la embarazada puede pasar del llanto a la risa varias veces, enfadarse con su pareja o compañeros de trabajo, notar síntomas de depresión o tristeza profunda...

Se calcula que el 10 por ciento de las gestantes sufre depresión durante los meses de embarazo. Es obligado consultar con el médico si detectas cambios de humor exagerados, problemas serios de sueño y cambios de los hábitos de alimentación como inapetencia severa o incapacidad para dejar de comer. Todo ello interfiere en el desarrollo de un embarazo sano.
 
 
   
  Primeros síntomas y signos
  del embarazo
     
 
Signos de presunción
    Signos probables
    Signos de certeza