El parto de nalgas: ¿cómo dar la vuelta al bebé?

0
parto de nalgas dar la vuelta al feto
26 Oct 2022

El parto de nalgas es siempre una complicación, que genera muchas dudas cuando se le comunica a la futura madre. ¿El bebé se puede dar la vuelta por sí mismo? ¿Y si no ocurre, qué opciones hay? ¿Siempre será una cesárea?

"El bebé viene de nalgas"

En algunas ocasiones, generalmente al realizar la ecografía del tercer trimestre, los futuros papás reciben una noticia inesperada: “Vuestro bebé está de nalgas”.  Y ¿ahora qué? Se preguntan. Multitud de dudas afloran, y en ocasiones deben tomar decisiones un tanto apresuradas (como la de realizar una versión cefálica externa o una cesárea) sin poseer demasiada información al respecto. 

¿Cómo dar la vuelta al bebé?    

Para que se produzca un parto completamente normal (parto eutócico), el bebé debe estar en presentación cefálica, es decir, de cabeza. Si por el contrario tiene una posición distinta, como la presentación podálica (o de nalgas) o la situación transversa, tenemos varias opciones:

1 Versión cefálica externa.

Se trata de una técnica que se realiza con el objetivo de modificar la posición del bebé con maniobras externas sobre el abdomen materno. Cada vez se realiza en más centros y tiene una tasa de éxito de aproximadamente el 50%. Si se consigue su objetivo final, el bebé quedará en posición cefálica y esperaremos a que se desencadene el parto de manera fisiológica. Se realiza generalmente en la semana 36-37 de gestación, y a pesar de que presenta ciertos riesgos, son poco frecuentes, ya que la técnica se realiza siempre muy controlada, guiada con la ecografía y por personal formado para ello.

2 Otros métodos

Sin clara evidencia científica existen otros métodos, que pueden ayudar en algunas ocasiones:

🔹 Moxibustión. Se basa en la estimulación mediante calor de determinados puntos del organismo, que ayudan a que el bebé se coloque adecuadamente. Es similar a la acupuntura y se realiza por personal adecuadamente formado.

🔹 Cuadripedia. Consiste en caminar sobre los codos y las rodillas, lo que provoca una disposición especial de la pelvis que puede facilitar la adecuada colocación del bebé.

🔹 Ejercicios pélvicos. El balanceo de la pelvis sobre una pelota de pilates, o realizar suaves elevaciones de pelvis tumbada en el suelo también ayuda a que el bebé se dé la vuelta al tener más espacio.

🔹 Música. Coloca unos auriculares en la parte baja de la tripa, cercana al pubis, con música agradable. El bebé ya percibe los sonidos, por lo que puede facilitar su giro si la música le resulta agradable.

¿Cómo es el parto de nalgas?

Si a pesar de todo, el bebé persiste en permanecer “sentado” sobre el cuello uterino, el ginecólogo puede optar por practicar un parto vaginal o una cesárea.

Parto vaginal de nalgas

Es posible si se cumplen ciertos criterios relacionados con el peso, la posición de la cabeza fetal y la de las nalgas y piernas del bebe con relación a la pelvis materna. Es un parto de más riesgo y la mayoría de los obstetras en la actualidad no lo recomienda a las madres que no hayan tenido ya un parto previo.

Cesárea electiva

Se trata de una cesárea programada, generalmente unos días antes de la  fecha probable de parto, para que la futura mama no inicie el trabajo de parto. En una cesárea nos da igual la colocación del bebé, ya que se puede extraer en cualquier posición.

  Lo mejor en cualquier caso es que recibas la información proporcionada por tu obstetra y tu matrona, que será la más adecuada para ti, en función de tus antecedentes, de la evolución de tu embarazo, el tamaño y la colocación del feto, y de la experiencia y protocolos que se aplican en el centro donde van a asistirte el parto. Y con esa información, vosotros tomaréis la decisión más adecuada y deseada sobre el parto de nalgas de vuestro bebé.

Elisa García
Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Hospital Clínico San Carlos (Madrid)