Dolor en el embarazo
  Primer trimestre
    Mareos
    Cefalea
    Náuseas y vómitos
  Dolor mamario
  Dolor uterino
  Aborto
  Amenaza de aborto
  Aborto séptico
  Embarazo ectópico
     

Dolor mamario y uterino en el primer mes de embarazo

Dolor mamario.
 

Al inicio del embarazo puede haber mayor sensibilidad en las mamas, causando hormigueos y aumento de la tensión mamaria.

Este signo doloroso puede aparecer antes de que la mujer tenga un test de embarazo positivo. Se debe a un aumento en los niveles hormonales de estrógeno, progesterona y prolactina. Puede acompañarse de aumento del tamaño de la areola mamaria, así como aumento de la coloración (hiperpigmentación) de la misma que va haciéndose más evidente a  medida que progresa el embarazo. Los pezones también se agrandan y se ponen eréctiles y doloridos, molestando a veces cualquier roce, incluso el de la propia ropa.

 
     
  Para paliar el dolor mamario es recomendable ponerse un sujetador especial para embarazadas. La tensión mamaria suele ir cediendo y desaparece en la mayoría de los casos a mediados del segundo trimestre.  
     
   
   
Dolor uterino.
  Es muy frecuente que al principio del embarazo muchas gestantes noten dolor a nivel del bajo vientre (la pelvis) que ellas relatan "como si le fuese a bajar la regla".

Estas molestias se deben a los cambios que se producen en el cuerpo uterino. El útero es un órgano compuesto de cuerpo y cuello. Es de tamaño pequeño y casi sólido y en la mujer no embarazada pesa unos 70 gramos y tiene una capacidad de 10 ml. Sin embargo, durante el embarazo, el útero se transforma en un órgano muscular de paredes delgadas que va aumentando progresivamente sus dimensiones hasta llegar a pesar 1100 gramos al final de la gestación y tener un capacidad de 5 litros. Este crecimiento se debe a la acción de los estrógenos y la progesterona, hormonas que están muy aumentadas en el embarazo. Al mismo tiempo que el útero crece, rota a la derecha de la cavidad abdominal (dextrorrotación) y comprime y desplaza estructuras musculares, tendones y asas intestinales lo que puede ocasionar molestias y hasta dolor en muchas embarazadas.