Embarazo semana 7

El embrión dobla su tamaño en siete días


Estás en la semana 7 de embarazo y el bebé empieza un crecimiento importante en el interior del útero materno. Es probable que visites por primera vez a tu ginecólogo o matrona, y que empiecen a hacerte las primeras pruebas diagnósticas. Si no has pasado la toxoplamosis, cosa frecuente, sigue las instrucciones del especialista para evitar esta infección.

Semana 7 de embarazo: cambios en el bebé


  • El embrión está creciendo muy rápidamente durante la semana 7 de embarazo . Tanto es así que al principio de esta semana, el bebé mide unos 4 a 5 milímetros y al final de la misma ha doblado con creces su longitud hasta tener una longitud cráneocaudal (LCC o medida desde la cabeza al coxis) de 1,2 centímetros.
  • Están empezando a aparecer los vestigios de las piernas y los brazos en forma de cuatro pequeños apéndices microscópicos. El embrión sigue teniendo una cabeza muy grande en comparación con el resto del cuerpo y una extremidad opuesta en forma de pequeña cola curvada.
  • El corazón se ha dividido en dos cámaras: izquierda y derecha. Los pulmones tienen un bronquio primario para permitir el paso del aire. El cerebro se divide en dos hemisferios cerebrales y va aumentado de tamaño. Empiezan a aparecer las fosas nasales y las órbitas de los ojos.
  • Se están desarrollando los intestinos y parte de las asas intestinales están dentro del cordón umbilical en forma de hernia. Esta es una hernia fisiológica que desaparecerá más adelante. Además el páncreas del embrión ya empieza a producir insulina.

Semana 7 de embarazo: cambios en la madre


Sigues con náuseas, cansada y con sensación de hinchazón abdominal. Estás también más sensible y lloras con facilidad ante cualquier comentario o situación un poco triste o emotiva. Puedes sufrir también más jaquecas.

Dieta contra el estreñimiento. Aunque es un poco pronto, muchas embarazadas se quejan de estreñimiento desde el principio de la gestación. Esto es debido a que el movimiento de las asas intestinales se ralentiza por el aumento de las hormonas relaxina y progesterona. A veces se acompaña de hemorroides que sangran de forma regular.

Para evitar el estreñimiento, debes procurar comer alimentos ricos en fibra (espárragos, ciruelas, naranjas, salvado de trigo…), así como aumentar los líquidos de la dieta. La realización de un ejercicio de forma habitual ayudará también a regular tu tránsito intestinal.

Semana 7 de embarazo: pruebas diagnósticas


 
Semana 7 de embarazo: pruebas diagnósticas
Puede ser esta la semana de gestación en la que visites por vez primera a tu ginecólogo o matrona. Te abrirán una historia clínica, te pesarán y te tomarán la tensión como ya comentamos en la semana 6 de embarazo. Aunque aún es un poco pronto, muchos obstetras indican en este momento la realización del primer análisis de sangre y orina. La analítica de sangre consta de hemograma (hemoglobina, hematocrito, número de eritrocitos, leucocitos y plaquetas, y los distintos tipos de leucocitos) bioquímica, glucosa, pruebas de coagulación, grupo sanguíneo y Rh y serología. En la serología se determinan los anticuerpos del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), sífilis, hepatitis B, hepatitis C, toxoplasmosis, y rubeola.


Toxoplamosis en la embarazada: analítica opcional

Hoy la petición de la serología de toxoplasmosis es opcional, de tal forma que en muchos hospitales españoles no están solicitando la serología de toxoplasmosis en las embarazadas, debido a la baja incidencia de toxoplasmosis congénita (es decir que el bebé nazca infectado y afectado por el toxoplasma) en nuestra población. En los centros donde se solicita la serología de toxoplasmosis, se determinará en cada trimestre en caso de que no estés inmunizada.

La serología de citomegalovirus no forma parte del cribado serológico obligatorio de las embarazadas, pero cada vez se está solicitando más tanto en centros privados como públicos. La razón es que la infección congénita por citomegalovirus es la primera causa de sordera neurosensorial en la infancia y de retraso mental de origen prenatal.

En los hospitales públicos suelen realizarse los primeros análisis entre la semana 9 de embarazo y la semana 11, junto con el "screening" bioquímico del que se hablará más adelante.

También es importante en la primera visita realizar una exploración ginecológica palpando la altura uterina y haciendo una citología en caso de no tenerla hecha hace menos de un año.

La ecografía de la semana 7 muestra una vesícula gestacional de unos 3 centímetros, con un embrión en su interior de 1 centímetros pero sin forma aún determinada. El corazón del embrión se ve latir muy rápidamente a través de la ecografía por vía vaginal

En los casos en los que las pacientes están inmunizadas (han pasado la infección por toxoplasma), se tranquilizará a la gestante y se le indicará que puede comer embutido si lo desea.

En caso de no estar inmunizada, se deberán explicar las principales medidas preventivas contra la toxoplasmosis:
  • Cocinar la carne a alta temperatura
  • -Lavado de manos antes de manipular alimentos
  • -Lavar frutas y verduras
  • -Evitar el contacto con las heces de gato
  • -Usar guantes para la jardinería
Toxoplamosis en la embarazada
Dra. María de la Calle Fernández-Miranda Responsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia. Hospital La Paz (Madrid).