Estreñimiento en el embarazo

Dieta con fibra, mucha agua y ejercicio moderado

Estreñimiento en el embarazo

El estreñimiento es una situación muy común en la embarazada y síntoma de que la gestación avanza.

Estos son sus signos más comunes: expulsión de heces muy escasas o duras; a veces la defecación es muy dolorosa e incluso puede demorarse varios días.

Qué causa el estreñimiento

 

Durante la gestación es todavía más fácil que la madre sufra estreñimiento por distintas causas físicas que lo facilitan:

  • Intestino más lento. La progesterona relaja la musculatura lisa del intestino, por lo que no moviliza las heces frecuentemente ni con la misma eficacia.
  • El bebé “empuja” al intestino. El útero comprime distintos lugares del intestino y es más difícil el paso de las heces a través de ellos. El final del embarazo también dificulta el paso de las heces hacia el recto: la cabeza del bebé comprime el tramo final del intestino grueso, lo que favorece el estreñimiento.
  • Necesitas más agua. La absorción de agua en el intestino es mayor durante el embarazo, ya que se necesita retener líquidos para la madre y el bebé. Esto hace que las heces sean duras y su paso sea menos fluido.
  • El hierro puede estreñir. Son muchas las embarazadas que toman suplementos de hierro para prevenir la anemia ferropénica del embarazo. Éstos pueden causar estreñimiento, además de teñir las heces de un color más oscuro.

Embarazada con estreñimiento, qué hacer


 
  • Mejor evitarlo. Lo más importante es prevenir el estreñimiento para que esta dolencia no provoque complicaciones.
  • Más fibra en tu dieta. Para ello se debe aumentar la ingesta de fibra en tu dieta con vegetales, del tipo de las acelgas o espinacas, y con frutas como el kiwi.
  • Hidratación suficiente. También es beneficioso beber agua muy frecuentemente para mantener una buena hidratación.
  • Ejercicio físico saludable. Realiza ejercicio moderado diario, como paseos, que ayuden a movilizar el intestino.
Embarazada con estreñimiento, qué hacer
 
  • A la misma hora. Adoptar una rutina de horarios para ir al baño. La mejor hora es por la mañana al despertarse, así se acostumbra al intestino a expulsar las heces cada día.
  • Laxantes, última opción. Por último, existen medicamentos laxantes que ayudan a la expulsión de heces, pero sólo deben tomarse cuando el estreñimiento sea prolongado y no se debe abusar de ellos, ya que el intestino se acostumbra y puede irritarse.
  • Complicaciones del estreñimiento. Si la dolencia persiste, puedes sufrir dolores abdominales fuertes o hemorroides, producidas por el esfuerzo que se realiza al defecar.