Hematomas intrauterinos en el embarazo

10
Hematomas en el embarazo

Los hematomas en el útero son una de las causas de sangrados sobre todo al comienzo del embarazo. Aunque a veces no presentan síntomas y se descubren en una ecografía. Descubre qué ocurre si tienes un hematoma intrauterino en el embarazo.

¿Cómo se diagnostican los hematomas en el embarazo?

El diagnóstico de un hematoma intrauterino durante la gestación es siempre un motivo de preocupación para la futura madre. Se trata de una acumulación de sangre dentro del útero, entre el tejido coriónico o la placenta y el revestimiento interno del útero, y su gravedad y pronóstico variarán notablemente en función de su localización, tamaño, y el momento de su aparición.

La mayoría de hematomas intrauterinos se diagnostica en el primer trimestre del embarazo, bien por ocasionar un sangrado vaginal (también llamado metrorragia) o como hallazgo incidental durante una ecografía de control, sin ocasionar ningún síntoma clínico.

Estos hematomas suelen resolverse en días o semanas sin consecuencias importantes ni para la madre ni para el feto. Pero en algunas ocasiones, sí pueden complicar la gestación, y llegar incluso a producir un aborto espontáneo.

El pronóstico y severidad del hematoma dependerá de su localización y del momento de aparición, pero también de su tamaño. Se miden gracias a la ecografía, y generalmente se describen como la medida del largo por ancho en milímetros. Se considera que tienen un tamaño pequeño si son menores al 20% del tamaño del saco gestacional, y de tamaño grande si sobrepasan el 50%.    

Tipos de hematomas intrauterinos

A continuación, explicaremos los distintos tipos de hematomas intrauterinos y sus características principales.

  • Hematoma subcoriónico o retrocorial.

Estos hematomas son característicos del primer trimestre. Suelen tener un tamaño pequeño o moderado y una evolución favorable, aunque a veces son grandes y pueden despegar el saco gestacional, dando lugar a un aborto espontáneo de primer trimestre. Se desconoce la causa de su aparición, pero parece que tiene que ver con la implantación, aumentando el riesgo en gestaciones conseguidas por técnicas de reproducción asistida, también con la edad materna avanzada y con hábitos de vida no saludables (tabaco, alcohol…).

  •  Hematoma supracervical. 

Un subtipo de los anteriores, y están localizados en las inmediaciones del cérvix uterino. Son los que mejor pronóstico tienen, a pesar de que suelen causar sangrado vaginal y mucha inquietud en la gestante.

  • Hematoma retroplacentario

Situado entre la placenta y la cara interna del útero. Son característicos del tercer trimestre, mucho menos frecuentes que los anteriores y más graves. Pueden complicar seriamente la gestación, ocasionando un cuadro clínico de sangrado (metrorragia del tercer trimestre), e incluso pueden desembocar en un desprendimiento prematuro de placenta, que es una de las complicaciones obstétricas más graves ya que puede llegar a causar muerte fetal e incluso materna.

¿Cuál es el tratamiento para los hematomas intrauterinos?

Los hematomas intrauterinos no tienen tratamiento específico. Únicamente prevenir su crecimiento, y vigilarlos adecuadamente.

Tras el diagnóstico de un hematoma intrauterino en el primer trimestre, tu obstetra planificará el seguimiento más adecuado en tu caso. La recomendación general es:

  • Realizar reposo relativo
  • Llevar una vida tranquila sin realizar esfuerzos.
  • Evitar las relaciones sexuales.
  • En algunos casos se pauta una hormona llamada progesterona.

No faltes a ninguna cita medica indicada, y ante un sangrado importante o incidencias adversas en la evolución, lo mejor será acudir a urgencias.

Elisa García
Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Hospital Clínico San Carlos (Madrid)