Guía práctica para preparar tu embarazo

Toma ácido fólico tres meses antes de concebir

¡Ya está! Tu pareja y tú habéis decidido que queréis ser padres. Así que ha llegado el momento de cuidarte y prepararte para que desde la concepción de tu organismo se encuentre al cien por ciento y el bebé pueda desarrollarse sano.

Con la ayuda de la doctora Marisa Gómez Trimiño, ginecóloga del Hospital Nisa-Pardo Aravaca, de Madrid, te vamos a contar cómo debes cuidarte a partir de ahora. Lo esencial: visita a tu ginecólogo, lleva una vida sana y no olvides tomar tu suplemento diario de ácido fólico.

 

  • Díselo a tu ginecólogo

    En cuanto empieces a tener relaciones sexuales sin método anticonceptivo conviene que acudas a tu ginecólogo. Es lo que se llama la consulta preconcepcional. ´En esa consulta se pesa la paciente, se le toma la tensión, se recomienda un citología si no se ha hecho en el año anterior, y una analítica completa. Se dan consejos sobres hábitos alimentarios, estilo de vida, prácticas que pueden suponer un riesgo. Además se prescribe una analítica y se comprueba si está inmunizada a infecciones como la toxoplasmosis o la rubeola´, señala la doctora Gómez Trimiño; de no estarlo en este último caso, se aconseja la vacunación, con la precaución de mantener las medidas anticonceptivas durante tres meses más. En esa consulta, además se pregunta por antecedentes familiares de enfermedades para tratar de minimizar los riesgos posibles. ´También se pregunta sobre la profesión materna, ya que pueden estar expuestos a determinados riesgos´, añade.
  • Ejercicio: ponte en marcha

    Has decidido que es el momento de ser madre y que deseas quedarte embarazada. Tu vida va a cambiar… por qué no empiezas ya ha modificar algunos de su hábitos. Por ejemplo, si llevas una vida muy sedentaria es el momento de ponerte en marcha. ´Conviene empezar a hacer ejercicio. Mejora mucho el pronóstico del embarazo´, nos dice la doctora Marisa Gómez Trimiño. Durante el embarazo te convendrá mantener esa actividad, siempre y cuando tu médico no te lo prohíba, para facilitar el parto. Caminar, nadar, hacer yoga son una buena forma de mantenerse en forma. Con 20, minutos diarios es suficiente. No es tanto, ¿verdad?
  • Come bien, come sano

    La comida rápida, los dulces, los ´snacks´, los refrescos azucarados, los alimentos muy grasos… Cuando te quedes embarazada convendrá que los elimines y te alimentes de forma sana para que a tu hijo ni le falte (ni le sobre) de nada. Pero para que al empezar el embarazo tu organismo no tenga ninguna carencia de vitaminas (ácido fólico o minerales como el hierro o el calcio) lo mejor es iniciar con las dieta sana desde ya. Toma todos los días cinco raciones de frutas y verduras, elige pastas y pan integrales opta por pescados, las carnes poco grasas (aves y conejo), y productos lácteos desnatados, y dos días a la semana incluye en tu dieta legumbres.
  • Suplementos con ácido fólico y yodo

    Tres meses antes de quedarse embarazada se debe tomar un suplemento de ácido fólico´, señala la doctor Gómez Trimiño. Por lo tanto, en cuanto mantengas relaciones sin protección, empieza a tomarte una pastilla diaria de esta vitamina. ´Reduce las posibilidades de la formación de espina bífida en el feto´. Ten en cuenta que el cierre del tubo neural se produce en las primeras semanas del embarazo (entre las semanas 8 y 12 de gestación). Por eso es preciso contar con unas buenas reservas. Además, están presentes en las verduras de hoja verde. También debes tomar un suplemento de yodo, ya que en los primeros meses de la gestación el feto necesita que tu organismo se encuentre bien surtido de este mineral para el desarrollo de su cerebro.
  • En el peso correcto antes del embarazo

    Si tu índice masa corporal (se calcula dividiendo el peso en kilos por la estatura al cuadrado) es superior a 25 conviene que antes del embarazo pierdas algunos kilos. ´Pero se debe acudir a un nutricionista. La mujer no debe intentar perder peso por su cuenta. Hay que hacerlo de la manera más fisiológica posible´, aconseja la doctora.Ten en cuenta que el sobrepeso puede incluso dificultar que te quedes embarazada, y que en el embarazo aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades gestacionales como diabetes gestacional y preeclampsia, que pueden poner en riesgo tu salud y la de tu hijo.
  • Un viaje, seguro

    Seguro que piensas que ´encargar´ a tu bebé en un estupendo viaje con tu pareja es una buena idea. Además en cuanto te quedes embarazada y el niño nazca, las oportunidades para viajar serás menores. Pero debéis tener cuidado con el país que elijáis para vuestra escapadas: conviene que sea uno en el que los riesgos sanitarios sean mínimos, aconseja la doctora Gómez Trimiño. Ten en cuenta que vivimos en los países occidentales, y en ambientes urbanos, donde es difícil estar expuestos a determinados virus y bacterias. Pero en otros países comer por ejemplo algunos alimentos crudos (como las ensaladas) pueden ser un factor de riesgo de algunas infecciones que resultan peligrosas en el comienzo de la gestación.
  • Visita a tu dentista

    La situación ideal contempla que la mujer pase un chequeo dental previo a quedarse embarazada porque de este modo reducimos el riesgo de infecciones durante la gestación. En la visita previa al embarazo, la mujer debe informar al dentista de su intención de quedarse embarazada para que éste pueda hacer un examen exhaustivo de su salud bucodental: valoración y eliminación de las caries y otras lesiones, estado de los empastes antiguos y otros tratamientos, estado de las encías y de las muelas de juicio, si las hubiere. ´También, hacer una limpieza dental profesional e informarle sobre los cambios que se van a producir por los cambios hormonales, los cuidados que debe tener durante el embarazo. Por ejemplo, las señales que pueden alertarle de una gingivitis del embarazo, granuloma, movilidad dentaria, efectos de los vómitos… así como unas instrucciones específicas para su higiene oral en esta etapa´, explica el doctor Iván Malagón, director de Iván Malagón Clinc.
  • El café, sin pasarse

    ¿Eres de las que sobre su mesa de trabajo siempre hay un vaso de café? Algunos estudios aseguran que la cafeína no afecta ni al embarazo ni al feto siempre y cuando no se superen los 200 mg de cafeína al día. Eso equivale más o menos a tres tazas pequeñas de café. Pero ten en cuenta que otras bebidas también lo contienen como el chocolate, el té y los refrescos de cola.
  • Deja de fumar

    Si fumas, cualquier momento es bueno para dejarlo, pero si estás pensando quedarte embarazada no puedes hacer mejor regalo a tu hijo que desde la concepción protegerle del tabaco. ´El tabaco afecta negativamente al embarazo´, dice la doctora Marisa Gómez Trimiño. Cuando enciendes un cigarrillo, inhalas alrededor de 4.700 sustancias tóxicas y la mayoría pasa a la placenta. Además el riegos sanguíneo a la placenta disminuye cada vez que la madre se enciende un cigarrillo y reduce un 40 el oxígeno que recibe el feto. Por eso los hijos de madres fumadoras pesan una media de 200 gramos menos al nacer.
  • Y también de beber alcohol

    Tomar alcohol en el embarazo puede provocar en el bebé graves defectos congénitos. Y los médicos afirman que se desconoce si una sola copa puede provocar algún riesgo. Así que lo mejor que puedes hacer desde que tomas la decisión de quedarte embarazada es tratar de no beber nada de alcohol, ni una gota. Si por algún compromiso social ahora te ves abocada a tomar una copa de vino, por ejemplo, tranquila. No te angusties, si unos días después te enteras que están en estado, pero intenta mientras estás buscando el embarazo que solo sea eso: una copa esporádica y no más. Luego, en cuanto tu menstruación se retrase un solo día, prescinde del alcohol. Quizás aún no estés embarazada, pero por si acaso.
Ángela del Tío